Spyderco Rockjumper, la navaja para escaladores

-10% EN TU PRÓXIMA COMPRA

Contenidos2023-12-05T16:05:19+01:00

DESCUBRE SPYDERCO ROCKJUMPER, LA NUEVA NAVAJA PARA ESCALADA

A primera vista, la nueva navaja Spyderco RockJumper no parece más que una navaja ligera con hoja Wharncliffe y un tamaño que marca la diferencia entre nuestras navajas más vendidas: la Delica 4 y la Endura 4. Sin embargo, si indagas un poco más, te darás cuenta de que los matices más discretos de su diseño reflejan una lógica mucho más profunda y una atención excepcional al detalle, algo que únicamente sale de la mente de su diseñador, el fundador de Spyderco Sal Glesser.

 

CARACTERÍSTICAS DE LA NAVAJA SPYDERCO ROCKJUMPER

Las características básicas de la Spyderco RockJumper siguen la línea de muchas de las navajas ligeras de Spyderco fabricadas en Japón: una hoja de acero inoxidable VG-10 de perfil recto, un orificio para el dedo Trademark Round Hole™, disponible en filo liso o filo dentado SpyderEdge, liners aligerados de acero inoxidable, robusto sistema de bloqueo Back Lock, mango moldeado por inyección de Nylon reforzado con fibra de vidrio (FRN), patrón de Textura Bi-Direccional de alta tracción y un clip de bolsillo de cuatro posiciones. Por muy ‘estándar’ que pueda sonar, la magia de este diseño es la forma en la que todas estas características se expresan en la navaja.

 

Uno de los objetivos principales en el diseño de la RockJumper era incluir el máximo filo posible en su tamaño de bolsillo, sin dejar de usar un sistema de bloqueo posterior o Back Lock en la mitad del lomo. Los filos extendidos y el minimalista recazo (la parte plana sin afilar de la hoja que se encuentra junto a la guarda o el mango de la navaja), son fáciles de conseguir con un mecanismo de bloqueo LinerLock, Compression Lock u otro mecanismo que no se coloque en la superficie de la hoja; sin embargo, supone todo un reto con los mecanismos de bloqueo posteriores o Back Lock. Esta brillante solución permite que el filo se extienda por casi toda la longitud de la hoja y posiciona la mano del usuario más adelante para conseguir un control y una palanca óptimos. Funcionalmente, proporciona la misma capacidad de agarre que una bigotera para el dedo índice, pero sin sacrificar la longitud útil del filo. Minimizando el espacio muerto entre la parte frontal del mango y el extremo del filo, el diseño de la RockJumper reduce también la posibilidad de que se enganche – especialmente al cortar cuerdas o cinta en situaciones de alta tensión.

 

spyderco-navajas-cuchillos

 

CIERRE BACK LOCK POR VARIAS RAZONES

Sal insistió en el mecanismo de bloqueo Back Lock para la navaja RockJumper por varias razones. En primer lugar, complementa el resto de las características de la navaja haciendo que el diseño sea completamente simétrico y con un manejo 100% ambidiestro. Los bloqueos posteriores fabricados al estilo de Spyderco incorporan también áreas planas que ajustan perfectamente contra el mecanismo de bloqueo. De este modo, el filo queda protegido de cualquier contacto con la parte interior del mango. Es una característica inherente -pero menospreciada- de los mecanismos de bloqueo posterior de Spyderco.

 

El mecanismo back-lock también ofrece una resistencia impresionante y, lo que es más importante, impide su apertura involuntaria. Comparado a otros mecanismos que no se colocan en línea con la hoja, el mecanismo back-lock cierra la hoja con autoridad y la mantiene en su sitio, incluso durante actividades rigurosas como la escalada.

 

Igual que todas las navajas Spyderco con Back-lock, el mecanismo de la navaja Spyderco RockJumper se puede clasificar como un mid-back lock. Este estilo de bloqueo coloca el sistema de liberación en el medio del mango para obtener un cierre más sencillo de la hoja con una sola mano – especialmente cuando el dedo índice se coloca en la parte delantera del mango y se usa como tope. El mid-back lock -variación del tradicional Back Lock fue promovido por Harvey McBurnette, Dick Dorough y W.I.Fuller, quienes trabajaban juntos en una fábrica de llantas en Alabama a finales de los años 60. Después de que Fuller perdiese trágicamente una mano en un accidente industrial, los tres hombres – todos maquinistas y aspirantes a cuchilleros – colaboraron en el diseño de una navaja para Fuller que pudiese abrirse y cerrarse fácilmente con una mano. El resultado fue lo que llamaron, originalmente, como una navaja ‘front lock’. Acortando la barra de bloqueo de un tradicional mecanismo back lock y ajustando la tensión del muelle, los tres hombres crearon un patrón de navaja que permitiese que el bloqueo fuese liberado fácilmente usando una sola mano. Curiosamente, también crearon una base para sus respectivas carreras como fabricantes de cuchillos personalizados, ya que los tres se especializaron en última instancia en la fabricación de navajas de cierre frontal hechas a mano que ahora son artículos de colección muy preciados.

 

Unos años más tarde, en 1977, el conocido diseñador de cuchillos Al Mar dejó su cargo en Gerber para fundar Al Mar Knives. Mar, un ex soldado de las Fuerzas Especiales del Ejército de los EE. UU. con un Máster en Diseño Industrial, se vio profundamente inspirado por los fabricantes artesanos de la época, incluido Harvey McBurnette. Mar admiraba las ventajas del diseño del bloqueo front lock/mid-back lock y decidió incorporarlo en su gama de navajas tácticas. Marcado por su caballerosidad, Mar no solamente reconoció a McBurnette como inspiración, sino que compartió generosamente los secretos del mecanismo con Sal Glesser. Cuando Mar le enseñó a Sal sus recursos para la fabricación de cuchillos en Japón y ayudó a fijar las bases de la fabricación de cuchillos de Spyderco, también permitió que Sal usara el sistema de bloqueo mid-back lock en todos sus diseños. Cuarenta años más tarde, sigue siendo un elemento clave de nuestras navajas con bloqueo back lock.

 

A diferencia de muchas otras Spyderco con bloqueo back lock, la RockJumper no incluye muesca Boye – una hendidura en la barra de bloqueo que ayuda a prevenir la liberación involuntaria del bloqueo. La necesidad de contar con esta característica está ampliamente definida por la forma del mango de la navaja y la profundidad del hueco de liberación del bloqueo. En el caso de la RockJumper, la forma ancha y ergonómica del mango orienta el desbloqueo de forma que entre en contacto con el hueco de la palma, sin importar como agarras la navaja. Esto, juntamente con la forma cuidadosamente contorneada del lomo del mango, hace que la muesca Boye sea innecesaria.

 

De un modo similar, la parte trasera del lomo de la hoja de la RockJumper carece de las ranuras texturizadas que a menudo se encuentran en las navajas Spyderco. De nuevo, esta fue una decisión consciente basada en la ergonomía específica del diseño, cómo se adapta a la mano y cómo se mueve en el bolsillo. Sal optó por no incluirlas para eliminar cualquier superficie que pudiese ser demasiado abrasiva para la mano del usuario o para su bolsillo.

 

Los usuarios expertos saben que “una talla única” es difícil de conseguir en el diseño de un cuchillo. Las manos humanas tienen formas y tamaños muy variados. Los mangos de los cuchillos y navajas, en cambio, son sólidos e inflexibles. La RockJumper cierra la brecha entre estos dos extremos ofreciendo un mango ancho con curvas muy sutiles que efectivamente ‘sujetan’ la mano para un agarre seguro, adaptándose a manos de todos los tamaños. Este diseño único también permite una orientación táctil instintiva del filo y proporciona un área de superficie amplia que elimina los puntos calientes y reduce la fatiga durante usos prolongados.

 

Para los fanáticos de los cordones y los llaveros, la RockJumper incluye un orificio extra grande de 7,1 mm. Los orificios de montaje para su clip de cuatro posiciones también están ubicados en los puntos distales de ambos extremos del mango para un mayor equilibrio entre un acceso fácil y un transporte discreto. Concebida como una navaja práctica, para uso en exteriores y tareas generales, Sal la llamó RockJumper porque sintió que sus características la convertían en una navaja ideal para escaladores. Entendemos que los escaladores tienen a menudo opiniones diversas a favor y en contra sobre los cuchillos y las navajas, pero para aquellos que las incluyan entre su kit de material, la RockJumper es difícil de ganar. Y para los que no son escaladores, todavía más.

 

caracteristicas navaja rockjumper

 

¿FILO LISO, COMBINADO O DENTADO?

Las navajas de bolsillo con hojas de sierra y desescamadores existen desde hace más de un siglo, pero no fue hasta la introducción del revolucionario modelo Spyderco Worker cuando las verdaderas sierras se convirtieron en una opción disponible en las navajas. La Worker original, lanzada en 1981, contaba con una hoja de filo liso. Basándose en su extensa experiencia vendiendo cuchillos dentados de cocina, los fundadores de Spyderco Sal y Gail Glesser se dieron cuenta de la increíble potencia de corte de una hoja dentada y estaban decididos a convertirlo en un elemento identificativo de los cuchillos y navajas Spyderco. El modelo Worker mejorado, lanzado en 1983, cumplió este objetivo y fijó un estándar no solo para las futuras navajas CLIPIT, sino para toda la industria cuchillera.

 

filo navaja spyderco rockjumper

 

La asombrosa variedad de cuchillos que hay en el mundo incluye patrones que son puramente funcionales, otros que son principalmente simbólicos y algunos que ofrecen una combinación única de esas cualidades. Pero, independientemente de su propósito, muchas de estas hojas se han convertido en el emblema inconfundible de las personas y las sociedades que las crearon. Estos cuchillos únicos son la inspiración para las series Étnicas de Spyderco.

 

En términos generales, las hojas dentadas mejoran la potencia de corte de una navaja aumentando la cantidad de filo que puede incluirse en la longitud de una hoja (con las hojas dentadas de Spyderco, hasta un 24% más) y creando una cantidad infinita de ángulos de corte, a medida que los dientes de la hoja dentada se acoplan al material que se está cortando. Como una sierra, los dientes de la hoja dentada crean un corte agresivo de acción interrumpida que resulta particularmente efectivo en materiales fibrosos.

 

Aunque todo esto tiene un perfecto sentido, una de las preguntas más habituales que nos llegan es: ¿Qué es mejor, un filo liso, combinado o dentado – SpyderEdge? La respuesta, como la mayoría de las cosas en la vida, depende de varios factores.

 

FACTORES PARA ESCOGER FILO LISO, COMBINADO O DENTADO

En primer lugar y lo más importante, necesitas echar un vistazo minucioso a cómo usas tu cuchillo y determinar qué tipo de cosas cortas más a menudo, o quieres estar preparado para cortar. Si trabajas con cuerda, cordel, tejido de alfombra u otros materiales difíciles de cortar y usas tu cuchillo como herramienta principal, una hoja dentada sería tu mejor opción. De forma similar, si llevas contigo un cuchillo con la intención de usarlo como herramienta de rescate para cortar cinturones, cinta o cuerdas estáticas, necesitas un filo que atraviese materiales fibrosos de manera eficiente cuando el tiempo es un factor esencial. De nuevo, para estas aplicaciones, el filo SpyderEdge es el mejor. Si, por otro lado, el uso de tu cuchillo en el día a día se centra más en tallar, preparar alimentos, abrir cajas y sobres o en tareas detalladas que requieren más delicadeza que potencia de corte, un filo liso se adaptará mejor a tus necesidades.

 

Para algunos usuarios de cuchillos, todas estas tareas les resultan familiares. Y aunque un filo liso puede funcionar mejor para la mayoría de las tareas, les gustaría poder cortar el cinturón de seguridad en caso de emergencia. Para obtener lo mejor de estos dos mundos, deberías considerar un filo combinado. Puedes echar un vistazo a los diversos tipos de hojas con filo SpyderEdge, ya que algunas incluyen un buen trozo de filo liso en la punta. Del mismo modo, las hojas con filo combinado varían a menudo de un modelo a otro en lo que respecta al equilibrio entre las secciones lisas y las dentadas. Como siempre, el cuchillo o navaja perfecto para ti es el que cumpla mejor con tus necesidades individuales.

 

Otro factor importante que puede influir en tu decisión del tipo de filo es tu habilidad para afilar la hoja. ‘Habilidad’ en este caso incluye tanto tu capacidad de afilar como los recursos disponibles – especialmente cuando te encuentras en el campo. Los entusiastas del Outdoor y la supervivencia que se enorgullecen de poder afilar sus cuchillos y navajas con medios improvisados prefieren totalmente los filos lisos. De la misma forma, las personas que prefieren afilar la hoja sobre piedras planas tradicionales también apuestan normalmente por los filos lisos.

 

Dejando a un lado las preferencias, los filos dentados generalmente cortan durante más tiempo que los filos lisos. Sus múltiples ángulos de corte y la longitud total del filo que proporcionan simplemente requieren más cortes para desafilarse. Por esta razón, algunas personas que habitualmente usan sus cuchillos durante largos periodos entre afilado y afilado – como la gente de negocios – normalmente prefieren los filos dentados. Algunos también optan por filos combinados y se centran en usar la parte de filo lisa principalmente y usan la parte dentada solamente cuando lo necesitan.

 

Hablando de afilado, es importante destacar que, a pesar de lo que mucha gente piensa, las hojas dentadas pueden afilarse. Tal como los fans de Spyderco saben, nuestros afiladores Tri-Angle Sharpmaker, Gauntlet y Galley-V están diseñados para afilar hojas dentadas de forma tan rápida y eficiente como las hojas lisas. Por esta única razón, nunca deberías dudar en añadir un cuchillo o navaja de hoja dentada o parcialmente dentada a tu kit.

 

Incluso si eres un auténtico fan de los filos lisos, cuando pruebes de cortar una cuerda gruesa, un cinturón o cualquier material similar con un filo dentado, estamos convencidos de que apreciarás sus ventajas. Si esta apreciación te hace dudar de tu lealtad a los filos lisos, todavía no tienes que “cambiarte” completamente. Una alternativa es invertir en algo como nuestra “ClipiTool” con hoja de filo liso y hoja de filo dentado (de la misma forma, puedes buscar alguno de nuestros modelos descatalogados, como el Dyad, que ofrecía la misma solución). Otra opción es simplemente llevar contigo más de una navaja, de forma que siempre tendrás la opción de usar más de un estilo de filo.

 

Hablando de afilado, es importante destacar que, a pesar de lo que mucha gente piensa, las hojas dentadas pueden afilarse. Tal como los fans de Spyderco saben, nuestros afiladores Tri-Angle Sharpmaker, Gauntlet y Galley-V están diseñados para afilar hojas dentadas de forma tan rápida y eficiente como las hojas lisas. Por esta única razón, nunca deberías dudar en añadir un cuchillo o navaja de hoja dentada o parcialmente dentada a tu kit.

 

Igual que no existe una ‘talla única’ que sirva para todos, cuando se trata de las navajas y los cuchillos, escoger un filo es una decisión muy personal. No importa lo que decidas, esperamos que la información que te ofrecemos en este artículo te ayude en el proceso.

 

SPYDERCO INSIDER

Con el lanzamiento de la Navaja RockJumper, también ha habido una animada discusión en el Foro de Spyderco sobre el uso de cuchillos y navajas entre los escaladores. Algunos apasionados de la escalada se oponen rotundamente a la idea de llevar una navaja. Otros lo consideran una herramienta indispensable y nunca escalarían sin llevarla encima.

 

La verdad sea dicha, la mayoría de gente no aprecia el valor de llevar una navaja hasta que se encuentra ante una situación en la que realmente la necesita. Curiosamente, un miembro del equipo de ventas de Spyderco, tuvo una experiencia mientras escalaba que proporcionó exactamente este tipo de epifanía. Y ha tenido la amabilidad de compartir su historia con nosotros.

 

“Llevo escalando casi 10 años. Antes era el tipo de persona que, si me hubiesen preguntado si llevaba una navaja, hubiese dicho que en el momento en que necesites un cuchillo mientras estés escalando es porque ya te encuentras en una situación demasiado complicada. No lo llevé durante mucho tiempo, pero finalmente cedí y colgué una pequeña navaja Ladybug Salt de hoja dentada en mi fisurero, de forma que pudiese llevarla encima durante escaladas de varios largos y en aventuras de escalada tradicional “por si acaso”. Tomé esta decisión tras hablar con el conocido Hans Florine en una Feria de Outdoor donde me mostró su Spyderco Ladybug que siempre llevaba con él cuando escalaba.

 

Soy una apasionada de la escalada en el Red Rock Canyon a las afueras de Las Vegas, Nevada. He viajado allí para escalar como mínimo una vez al año desde que me mudé a Colorado hace 6 años. Por mucho que me encante, me las he ingeniado para tener más días horribles en ese parque que en cualquier otro lugar de escalada. Las aproximaciones a menudo no están claras y los descensos son incluso peores. Perderse en algún punto es casi inevitable. Así que cuando mi compañero de escalada y yo llegamos a la base de nuestro objetivo del día en tiempo récord estábamos emocionados. Subimos como un cohete el primer par de largos de Y2K, un 5.10a de 4 largos. Cuando llegamos a la cima todavía nos quedaban horas de luz del día. Comenzamos el primero de los tres rápeles dobles. El primero salió genial y nos dejó a mi compañero y a mí en una pequeña repisa preparando el siguiente. Cuando descendimos el segundo rápel y fuimos a tirar de la cuerda, se atascó. La roca en Red Rock es conocida por agarrarse a las cuerdas, pero nunca me había sucedido algo así. Debido a la longitud de los rápeles, no podíamos ver dónde estaba colgada y todos nuestros esfuerzos para liberarla no funcionaron. Después de un buen rato de discutir y planificar, encontramos una manera segura para que mi pareja hiciera el agotador ascenso de los más de 60 metros de cuerda y averiguara cómo desengancharla. Funcionó, y fue capaz de montar de nuevo el rápel y volver a bajar para reunirse conmigo en la repisa. Sabíamos cómo evitar que se enganchase como al principio y tomamos la precaución de estirar la cuerda desde un ángulo distinto. Sentimos cómo se deslizaba sin esfuerzo por las cadenas, pero enseguida volvió a engancharse en otra cosa mientras descendía por la pared. Los ánimos estaban por los suelos. El sol se había puesto mientras mi pareja estaba ascendiendo por la cuerda anteriormente y ahora estábamos trabajando en la oscuridad. Esta vez, dado que la cuerda había atravesado las anillas del rápel, no sabíamos cómo ascender con seguridad y volver a escalar la pared no era una buena opción, teniendo en cuenta el tiempo y viendo que la pared se iba muy a la derecha de la repisa. Teníamos una de las dos cuerdas con nosotros, pero aún estábamos a unos 55 metros del suelo, así que una cuerda de 70 metros doblada ni siquiera nos acercaría. Calculamos que necesitaríamos unos 40 metros extra (más de la mitad de la cuerda atascada) y tras mucha deliberación y cálculos, nos dimos cuenta de que podíamos unir lo que colgaba de la cuerda atascada a la otra para alcanzar la longitud que necesitábamos.

 

Esta parte todavía me hace reír hoy. La mayoría de esta escalada fue con anclajes fijos (no es común para lo que suelo escalar allí), y no creo ni que llevásemos fisureros encima, así que no llevaba ni mi fisurero ni mi práctica y elegante navaja. No he vuelto a cometer ese error. Soy increíblemente afortunada de que mi pareja sí fuese preparada y llevase una. Montamos un pequeño escalón para que pudiera subir lo más alto posible y cortó la cuerda atascada con su pequeña navaja de ambos extremos a los que teníamos acceso. Atamos las tres piezas juntas y montamos un rápel de cuerda simple con un mosquetón de seguro para poder usar toda la longitud de una cuerda sin encontrar los nudos en el camino de descenso en la otra. Después usamos el extremo con nudo para recuperar nuestra cuerda una vez hubiésemos llegado al suelo. Sin su navaja no nos habría quedado más remedio que hacer un peligroso intento de rescatar nuestra cuerda por segunda vez en la oscuridad, perder ambas cuerdas o quedarnos en una repisa a 55 metros del suelo durante la noche hasta que, con suerte, alguien nos encontrase al día siguiente. Así que sigo afirmando lo que solía decir acerca de que, si necesitas una navaja mientras escalas, ya te encuentras ante graves problemas. Aunque ahora me doy cuenta de que, si me encuentro con problemas, querré tener las herramientas necesarias para salir de él.

 

Esto también afecta a la comunidad escaladora a la hora de reemplazar cintas gastadas o inseguras de los anclajes y las estaciones de rápel, lo que no solo requiere una navaja para quitarlas, sino que también la requiere para cortar la nueva cinta a la medida adecuada del anclaje. Lo he usado más a menudo en barranquismo que en escalada, pero he usado una buena cantidad de anclajes incompletos al volver de escaladas alpinas y rutas de varios largos cuando el clima se vuelve desagradable. Siempre estoy agradecida a todos esos compañeros escaladores que nos cuidan a todos y nos brindan un pequeño mantenimiento.

 

Ahora siempre llevo una navaja conmigo cuando escalo vías de varios largos. Mejor prevenir que curar.

 

 

También puede interesarte:

Ir a Arriba